lunes, 9 de abril de 2018

Hallaquitas de chicharrón

     No se si será la nostalgia de tantos compatriotas que están abandonando el país o si es que inconscientemente me estoy preparando para tomar nuevos rumbos junto a mi familia. El hecho es que últimamente me ha dado por publicar recetas venezolanas y sobre todo esas recetas de toda la vida, que me recuerdan mi niñez.
     Las hallaquitas eran sinónimo de viajes largos, cuando ibamos a visitar a mi familia en el sur del país, mi mamá hacía las hallaquitas para comer en el camino, llenaba un termo con café con leche y picaba trocitos de queso para acompañar las hallaquitas ... una delicia!!! La receta que les traigo es de mi mamá, hay muchas versiones de estas ricas hallaquitas, pero al igual que las hallacas, siempre decimos que la mejor es la de mi mamá!
Hallaquitas de chicharrón:
Rinde: 24 unidades
Utensilios:
Molino o procesador de alimentos
Ligas de goma o pabilo para amarrar
Olla grande para cocinar
Ingredientes:
400 g de chicharrón 
5 dientes de ajo machacados
1 cebolla mediana picada en brunoise
1 rama de cebollín (usar la parte blanca y la parte verde)
3 ramas de cilantro picadito
6 ajíes dulces (3 rojos y 3 verdes)
1 ají picante (opcional)
1/2 pimentón rojo picado en brunoise
1/8 taza de aceite onotado o achiotado
2 paquetes de hojas de maíz secas
3 tazas de harina de maíz precocida (P.A.N.)
6 tazas de agua
Sal al gusto 
Procedimiento:
1.- Pique el chicharrón en trozos pequeños para poder pasarlos por el molino.
2.- Con la ayuda de un molino de maíz, moler el chicharrón y reservar. Si les gusta sentir los trozos de chicharrón, pueden machacarlo con un martillo de cocina y una tabla de madera.(Mi mamá hace las dos versiones, ambas muy buenas).
3.- Picar los aliños y machacar el ajo. Reservar.
4.- Desgranar el onoto o achiote y las semillitas calentarlas a fuego lento con el aceite para que este último agarre color. Es importante que no lo dejen a fuego fuerte porque agarra mal sabor y al hervir pierde el color, aunque no lo crean.
5.- En un sartén calentar el aceite con el onoto y rehogar el chicharrón para que se ponga crocante.
6.- Incorporar los aliños y el ajo machacado, remover.
7.- Remojar las hojas de maíz en agua para que se suavicen. Dejarlas en remojo mientras se prepara la mezcla para las hallaquitas.
8.- En un bowl grande poner el agua e ir agregando poco a poco la harina de maíz. Incorporar los aliños ya reposados. Amasar que quede una mezcla suave, más floja que la de las arepas, para que las hallaquitas queden tiernas.

9.- Escurrir las hojas de maíz e ir formando las hallaquitas tomando con una cuchara grande una porción de masa.
10.- Colocarla sobre una hoja de maíz, o si están pequeñas usar dos para que no se salga el relleno.
11.- Cerrar la hoja que quede todo adentro y doblar a la mitad. Amarre por los bordes y en el medio con tiras de hoja, con ligas de goma o pabilo.
12.- Poner a hervir agua en una olla grande donde entren todas las hallaquitas.
13.- Una vez que hiervan, meter las hallaquitas y cocinarlas por aproximadamente 15 minutos. Ellas flotan cuando están listas y suenan como si estuvieran huecas. 
14.- Retire las hallaquitas del agua y escúrralas. Déjelas reposar unos 5 minutos antes de servirlas 
     Espero que las preparen pronto, hasta la próxima, Melba

8 comentarios:

  1. Questo piatto non l'ho mai mangiato quando sono venuta in Venezuela...però mi ispira!!!
    Buona settimana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciao Mila!!!! Peccato!!! sono buonissime con formaggio, pure senza niente!!! ... un abbraccio da lontano, buona settimana anche a te

      Eliminar
  2. Querida Melba, hoy vengo a disfrutar de tu cocina venezolana con gusto, aunque me dejas un poco triste, no tú ni tu cocina, sino esa situación en la que está inmerso vuestro país, y de la que ¡ojalá! salgáis pronto.
    Tus hallaquitas me parecen algo totalmente exótico, aunque por supuesto las conozco por libros y por la red, nunca he tenido el placer de comerlas. Aquí en Sevilla no sería difícil encontrar casi todos los ingredientes que utilizas, quizá el onoto, porque eso sí que nunca lo había visto antes. Pero bien merecerá la busca y captura para deleitarme con esos sabores tan ricos que nos cuentas. Un fuerte beso y abrazo. Disfruta de un lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Concha, gracias por estar siempre presente y por tus palabras de aliento ... Quizas has visto el onoto o achiote molido, es muy parecido en color al pimentón español que viene en polvo, prueba a sustituirlo con eso. En cuanto a las hojas de maíz, si consigues el maíz fresco, quítalas de la mazorca y dejalas secar, con esas hojas es que se hacen estas hallaquitas ...un abrazo y gracias por tus deseos. Besos

      Eliminar
  3. Melba querida ayer vi tu receta pero de rapidez, hoy ya llego a leerte con calma y sin prisas porque como siempre me encanta leerte y contemplar tus recetas sobretodo estas que a simple vista para mí pueden ser tan cercanas pero luego de ver todo el proceso es una receta completamente diferente a lo que por el empaque de hojas de maíz se ve, lo digo porque me recuerda a los envueltos de maíz. Las delicias con chicharrones son típicas de nuestros países, a mi costillo esta receta lo dejaría completamente enamorado todo lo que tenga chicharron lo derrite. Me encanta el proceso que tiene, ese molino que es un básico en nuestras cocinas es lo máximo!, me encanta poder ver en la red y en esta cocina tuya esta rica y tradicional receta, cuanto sabor!!!! ya sé para que usaste el achiote que en la cocina criolla es el que le pone color a todo lo rico que tenemos!, junto al cilantro que acá en Brasil no es muy usado y que para una es tan básico en tantas recetas.

    Ahora voy a nuestras realidades, la verdad el tema de Venezuela es triste y desolador, esta última vez que fui a Colombia siempre paso una temporada en casa de mis suegros en la frontera en Cúcuta y en la finca que es casi que al frente de una gran montaña que colinda con Venezuela, y es imposible negar lo que sucede, es increíble ver la cantidad de familias que han tenido que salir de Venezuela, por cuestiones de salud, comida, en fin la situación es muy difícil. De las cosas que más me impacto era ver como habían familia caminando por las vías nacionales a pie para llegar a otras ciudades. Pues creo que la misma situación hace que se busquen mejores oportunidades y siempre lo he dicho, Colombia es un país que ha tenido miles de inmigrantes a causa del conflicto, siempre de una u otra manera, y esta vez la cosa se cambia de lugar, así que espero todo vaya bien contigo y tu familia Melba. Te mando un abrazo inmenso y toda la solidaridad del mundo con todos los venezolanos hermanos, mil besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Natalia, mil gracias por tan hermoso mensaje, wow que lindo y que emotivo. No te conozco en persona pero guardo un gran aprecio hacia tí, a mi también me encanta leerte ya que te siento hermana, el pueblo colombiano es nuestro pueblo hermano ... lamentable ver como familias enteras dejan nuestras tierras en busca de comida, medicina y seguridad ... me encanta la comida colombiana, en el canal gourmet sigo los programas de los colombianos y guardo y preparo sus recetas ... un gran abrazo Nati, gracias por hacerte sentir tan cercana!!!!

      Eliminar
  4. Melba, esa máquina de moler es del asistente de electrolux, verdad?
    Tu introducción que ha dejado un sabor agridulce; pensar en como el país se cae a pedazos y no hay mas opción que salir de él, es una gran pena; por otro lado, la esperanza de mejor futuro en otro lugar da ánimos y fuerzas, especialmente pensando en los niños.
    Me encanta esta receta, como dices, es comida a orilla de carretera en viajes largo, a distintos puntos de la geografía nacional, disfrutar de cosas tan sencillas que ahora parecen ser un lujo!
    Espero que estés donde estés nos sigas compartiendo estas ricuras criollas que nos alegran el alma y el espíritu!
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angélica, siiiii es de la electrolux y tiene toooodos los años del mundo en casa de mi mamá jajajajaj. Si amiga, hoy en día conseguir la harina de maíz que formaba parte de nuestro día a día, hoy es un verdadero lujo, al menos para los de clase "media" que no les llega constante la "caja o bolsa" de comida que le vende el gobierno ... saludos amiga

      Eliminar

Deja tu comentario aquí