martes, 4 de diciembre de 2018

Focaccia dulce de Sarzana


     Queridos amigos, llegó diciembre y se nos fue este año en un abrir y cerrar de ojos!!!! quería publicar este post el día 02 para dedicárselo a mi hija Gabriella que estaba de cumpleaños, pero me compliqué con muchas cosas pendientes y no quería hacer una publicación más, quería dedicarle el tiempo que esta entrada merece.

     Cuando mi paisana y amiga Angélica, del maravilloso blog Bizcochos y Sancochos, me invitó a participar en el Tercer Parrandón de Recetas Navideñas, enseguida pensé en hacer esta rica Focaccia Dulce de Sarzana. ¿El motivo de mi elección? porque Angélica nos pidió este año, que eligiéramos recetas de cocina familiar o regional navideña y que tengan una conexión más personal, que nos traigan recuerdos familiares. Ahora les cuento mi conexión con esta receta.
     En el año 1999, estuve estudiando en la Universitá per stranieri di Perugia, obteniendo mi Diploma los primeros días del mes de diciembre, teniendo mi boleto aéreo de regreso a Venezuela, para mediados de ese mes, pero ocurrió uno de los peores desastres naturales que ha sufrido mi país, la Tragedia de Vargas, donde hasta ahora se ignora el número de víctimas y desaparecidos. Por lo que no pude regresar a Venezuela esas navidades porque el aeropuerto de Maiquetía estaba inhabilitado por el gran deslave.
     Así que mis navidades ese año, las tuve que pasar sin mi familia, casi sin saber de ellos porque las comunicaciones en la zona de Vargas, Caracas y Miranda, donde vivo, estaban casi nulas.
     Esas navidades las pasé justamente en Sarzana, cerca de Génova, donde fui recibida por la que hasta hoy digo, que es mi familia italiana, los Delponte, recibiendo tanto afecto de ellos, de sus amigos, vecinos y demás familiares. Me hicieron sentir parte de ellos. Justamente allí conocí esta rica Focaccia Sarzanese, no es realmente un pan dulce, porque lleva poca azúcar en su masa, está enriquecida con pasas, nueces y piñones; con una superficie crocante por el azúcar y el vino que se le coloca. No es el típico panetón que se consume en toda Italia para las fiestas navideñas, tiene mayor consistencia su miga y una corteza deliciosa, que ellos mojan en vino dulce para comerlo, como hacemos nosotros en Venezuela, con el pan con el chocolate caliente.
    Esta Focaccia es típica de esa ciudad, y la consumen prácticamente todo el año, aunque en especial en las fiestas navideñas. La receta la obtuve con posterioridad, pero no de esta linda familia, sino del blog Cucina italiana e dintorni, de una sarzanesa que quiso recordar las tradiciones de su ciudad natal, sobre todo, porque Sarzana fue una de las ciudades en la que más participaron sus hombres (i partigiani) en la resistencia contra el fascismo italiano y la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial; y, esta focaccia la preparaban las mujeres dentro de esa pobreza que reinaba en la Ciudad en ese período.
Focaccia dulce de Sarzana:
Rinde: 1 unidad de 20 cm aproximadamente

Utensilios:
Tarocco
Placa de horno
Hojilla o bisturí
Brocha de cocina
Ingredientes: 
100 g de uvas pasas
7 g de semillas de anís (1 cucharadita) 
140 ml de agua tibia
25 g de levadura fresca (Yo usé 8 g seca granulada)
150 gramos de azúcar
500 g de harina de trigo panadera
2 huevos
50 ml de aceite de oliva
2 g de sal (1/2 cucharadita)
140 ml de vino blanco (para usar solo si la masa es demasiado dura y en la cantidad necesaria para ablandarla). Yo no lo usé, ya que con el agua y los huevos fue suficiente el líquido que agregué.
150 g de nueces y piñones
Vino blanco y azúcar para pincelar y rociar.
Procedimiento:
1.- Remojar en un poquito de agua o en vino, las pasas y las semillas de anís por unas horas; escurrirlas bien y reservar.

2.- Para elaborar la masa, primero haremos una esponja, colocando en un tazón el agua tibia y disolvemos en ella la levadura con 1 cucharadita del total del azúcar de la receta y 2 cucharadas de harina extraídas del total; mezclar y dejar reposar en un lugar cálido durante 1 hora, para que aumente su volumen, cubierto con un plástico o con papel de aluminio. 
 
3.- Transcurrido el tiempo de levado, en una superficie de trabajo, ponemos la harina mezclada con el azúcar y hacemos una corona. En el centro colocamos los huevos ligeramente batidos, el aceite de oliva, la sal y la esponja. 

4.-  Comenzamos a amasar hasta obtener una masa suave pero firme. Al principio trabajamos con el tarocco, para ayudarnos a integrar la mezcla de harina y azúcar. Si la masa es demasiado dura para trabajar, podemos ir agregando poco a poco, el vino blanco hasta que alcance la consistencia deseada. Es importante recalcar que la masa debe tener consistencia firme, ya que no va en un molde, se va a formar  como un pan redondo, por lo tanto, debe quedar fuerte mas no seca.
5.- Amasar bien hasta obtener una masa lisa, aproximadamente 15 minutos, con el fin de liberar el gluten de la harina. En este punto, estiramos un poco con los dedos hasta formar un disco y en el centro de él, combinamos las pasas, las semillas de anís bien exprimidas y la fruta seca. Llevar las puntas hacia el centro para cubrir todo y amasar un poco hasta que todo esté incorporado, siempre trabajando a mano.
6.- Una vez lista la masa, darle forma de pan redondo, con un diámetro de unos 20 cm.
7.- Engrasar la placa de horno o cubrirla con papel encerado. Colocar la focaccia sobre ella y dejar levar al menos 2 horas, cubierta con un pañito limpio. Debe reposar en un lugar cálido.
8.- Precalentar el horno a 180°C al menos con 10 minutos de antelación. Generalmente los panes se hornean a 200°C, pero siendo una focaccia alta y grande, hay que bajar la temperatura a 180 ° para que se cocine bien por dentro, se dore y no se queme la superficie.
9.- Con la ayuda de una hojilla o bisturí, hacer una incisión en forma de triángulo en la superficie de la focaccia.

10.- Barnizar la superficie de la focaccia con el vino blanco y espolvorearla con azúcar. Meter de inmediato al horno y cocinar de 55 minutos a 1 hora para que quede con ese color pardo que la caracteriza. Revisarla cuando tenga más o menos 40 minutos de cocción y si se pone muy oscura la superficie antes del tiempo establecido, pueden cubrirla con papel de aluminio, mientras se concluye la cocción interna, para evitar que se queme.
11.- Una vez horneada, transferirla a una rejilla de metal, donde permanecerá hasta que esté completamente fría. Espero que la hagan y que la disfruten. No dejen de pasar a visitar los otros blog participantes en este Tercer Parrandón de Recetas Navideñas. Hasta la próxima, Melba.

     Aquí les muestro como queda por dentro esta rica focaccia dulce, recuerden que pueden mojarla en vino, o en lo que prefieran, un café con leche o chocolate caliente, sola también es deliciosa.

32 comentarios:

  1. Melba, se me ponen los pelos de puntas de pensarte en esa situación fuera de tu país y apunto de regresar. Y además el recordar esos momentos tan difíciles para nuestro país. Como no ser especial esta focaccia. Me la apunto que soy una enamorada de las masas y esta me ha cautivado por tu vivencia y lo que cuentas en sí de esta pan tradicional italiano.

    ¡Un abrazo gran y feliz parrandón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria de Los Angeles, así es,fueron momentos difíciles, a pesar de haber pasado tantos años, todavía hay gente que vive en refugios, que busca a sus hijos desaparecidos y que apenas cae un lluviecita en Vargas, tiemblan de terror pensando que se pueda repetir una situación similar. Me alegra que te haya gustado la receta, se que te va a encantar su sabor, Un abrazo también para ti

      Eliminar
  2. Angélica ha tenido una buena idea al proponer el tema del parrandón, no solo hemos presentado recetas, también las hemos acompañado de bonitos recuerdos, a fin de cuentas de eso se trata en Navidad. Esa focaccia que has preparado tiene un aspecto extraordinario y seguro que aún sabe mejor. Si además de todo, tiene un significado especial, ese pan es doblemente rico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Lola, lo lindo de la navidad es que se recargan nuestros sentimientos, nuestros recuerdos. Te aseguro que no es solo el aspecto, realmente su sabor es deliciosooooo. Un abrazo fuerte y gracias por tu visita

      Eliminar
  3. Querida Melba, cuánto sufrimiento nos da la vida, es cierto que para unos es más duro que para otros, pero es inevitable considerar lo que nos afecta directamente como lo peor. Al menos te quedó un buen recuerdo de esa mala experiencia sufrida, con pan las penas son menos, y mejor aún si son tan deliciosas como tu focaccia, que aunque no conocía esta versión, me ha gustado mucho conocerla.
    Angélica estará feliz de ver todas las propuestas que estamos aportando para esta fiesta tan entrañable.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Concha, gracias por estar siempre presente. Te aseguro que te va a gustar esta versión dulce de la focaccia, sobre todo su corteza crocante por el vino y el azúcar. Muchos cariños

      Eliminar
  4. Siempre me he imaginado las focaccias como panes salados pero me apetece probar esta versión dulce. A pesar de haber pasado una Navidad sin tu familia, sacaste de regalo el conocimiento de esta rica receta. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita!!! bienvenida! pues si, generalmente las focaccias lasimaginamos dulces, esta en su interior no es tan dulce, el dulzor se lo dan las pasas, el toque más dulce y crocante lo tiene la corteza azucarada. Realmente es una delicia!!!!!!!

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Melba!! Encantada de nuevo de estar un año más en tu cocina celebrando el Parrandón de nuestra amiga Angélica, y su propuesta de subir a la red una receta que nos recuerde algo de nuestras navidades pasadas, ha sido una gran idea. Así podemos conocer un poquito más de esas personas que hay detrás de un blog.
    La verdad que tu testimonio es impresionante, nunca he pasado las navidades fuera de casa, no sé cómo me sentiría después de una tragedia así, y aunque supieras que los tuyos están bien, sólo el hecho de no poder estar con ellos, es muy triste. Menos mal que tu otra familia te dio calidez en unas fechas tan señaladas y gracias a eso ahora conocemos esta focaccia dulce. Besitos y feliz parrandón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida una vez más en mi cocina!!!! fue duro pasar las navidades lejos de casa, más aún cuando el motivo era una tragedia de la magnitud de esta que ocurrió en Vargas ... afortunadamente para mí, tuve a esta familia italiana que me acogió entre ellos con tanto amor, tanta amistad, que me hicieron sentir en casa .... Feliz parrandón también para tí.

      Eliminar
  6. Melba, tu focaccia me recuerda esos panes azucarados que merendaba en casa con un café con leche, se ve deliciosa, sobre todo con esas frutas y pasas, me encantaría probarla!
    Leyendo tu historia recuerdo esos momentos, casi tengo imágenes en mi cabeza de esos eventos de Vargas, especialmente un video en el que se desploma la pared que unía un par de casas y como toda esa agua contenida se lleva todo a su paso...creo que ese evento fue una advertencia de la naturaleza de lo que venía...tú sabes...
    Pero a veces de las adversidades salen cosas positivas, y tú has sacado de esto una familia que he acogió con cariño y te hizo parte de ellos en estas fechas cuando lo que se necesita es estar en familia precisamente.
    Mil gracias por participar en el parrandón, lo agradezco especialmente por la situación que hay allá, así que me da mucha alegría que estés con nosotras en esta tercera edición, y desde ya invitada al del próximo año.
    Felicidades a tu hija en su cumpleaños, muchas bendiciones para ella y para tu también. Un beso grande amiga querida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angélica!!! felicidades porque una vez más, el parrandón estuvo muy concurrido, y todocon recetas espectaculares e historias llenas de sentimiento. Pienso igual que tu, que eso fue una advertencia de la naturaleza. Para mí es un honor participar y compartir... Gracias por las bendiciones para mi hija!!! Amen. un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Me encantan las recetas que vienen cargadas de recuerdos, esas son las mejores, salen con mucho cariño como tu focaccia.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, así es, cuando las recetas vienen cargadas de recuerdos, salen mejor, porque son hechas con mucho amor.Saludos

      Eliminar
  8. Hola Melba. Me ha emocionado tu historia, a pesar de la desgracia tuviste el cariño de esa familia italiana y eso no lo olvidarás nunca.
    No conocía ni la ciudad ni la receta ni la historia, pero estoy segura que si preparo esta focaccia me va a encantar.
    Muchas gracias por compartirla en este Parrandón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marisa, nunca olvidaré el afecto que recibí allá, sobre todo en esos días navideños. Lamentablemente parte de ellos ya no están .... los nonnos, los tíos ... la mamma Gabriella, de ella me quedaron muchísimas enseñanzas, recuerdos hermosos y sus ricas recetas ....

      Eliminar
  9. Una historia con dos caras. La primera nada agradable, no tiene que ser fácil vivir esa situación tan lejos de tu familia, pero la otra cara tiene su lado humanitario, cálido y familiar que con el paso del tiempo y la perspectiva seguro que le pone el contrapunto agradable a aquellos días de caos e incertidumbre.

    Una receta maravillosa y una historia aún más para este parrandón. Gracias por compartirla

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cuca por tu visita, ciertamente el lado positivo de lo ocurrido fue el compartir la cultura y gastronomía de esta gente maravillosa que considero mi familia italiana. Un abrazo, besitos

      Eliminar
  10. Gran (y terrible) historia asociada a la receta pero riquisima por lo que veo. Soy gran amante de la cocina italiana y me alegra ver uno de sus platos en esta fiesta. Estupenda aportación al parrandón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maggie por tu comentario. Yo también amo la cocina italiana. Espero que la prepares y me cuentes, un abrazo

      Eliminar
  11. ¡Hola Melba! Menuda vivencia... se me pone los pelos de punta al leer tu historia... y la de esta focaccia que se ve divina... Otra receta que me guardo de este parrandón... porque son todas divinas... ¡Gracias corazón! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!!!!gracias por tu visita. Quedó riquísima y desapareció en un abrir y cerrar de ojos jejejejejejeje. Besos

      Eliminar
  12. Melba, cómo me ha gustado esta focaccia que no la conocía para nada, debe de ser una ricura. Te ha quedado para probarla y probarla. Manda un tozo sin problema alguno...ja ja
    Madre mía todo lo que has contado sobre ese desastre en tu país. Ahora investigaré pues ni me suena esa cosa horripliante que cuentas. Qué desgracia. Menos mal que diste con una familia maravillosa que te acogió con cariño e imagino tu pena de no saber nada de tu familia y amigos, qué diferente es ahora con internet y todo el día comunicados. En fin. Terribles desgracias.

    Voy a entrar a ver el blog que nos dices y decirte que si es en italiano aprovecharé para leer ya que cuando "posso, leggo o guardo i film in italiano per no perdere il suono e la musica... ah ah ah"

    Bacci e buon Natale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty tienes que hacerla si te encanta la cocina italiana,es algo diferente a lo que siempre vemos en Navidad y como dice Angélica, ricos esos panes cubiertos de azúcar, para acompañar con café con leche.
      Yo hago lo mismo que tu, estoy siempre leyendo todo en italiano, escuchando canciones y viendo películas o la RAI internacional, para no perder "la lingua". Buon Natale anche per te. Bacini

      Eliminar
  13. Mi querida Melba, al leer tu historia que ahora es una anécdota, imagino la angustia que tuve que ser con aquella tragedia y tu lejos de casa sin mayor comunicación con los tuyos. Siempre hay ángeles que se cruzan por los caminos y esta familia que te acogió con su cariño me parece que de eso se trata la vida con gente buena que siempre está dispuesta a dar una mano, deben estar en tu corazón. (Todo esto lo digo, porque en mi caso al llegar a Brasil, siempre en situaciones complicadas o no, las personas buenas van apareciendo a darte la mano y a hacerte sentir un poco parte de ellos). De tu receta, ya sabes que tenemos esa vena de gustos que me encanta contigo y esta focaccia es una de esas que tengo que realizar, se ve un pan esponjoso delicioso.
    Te mando mil besos y un fuerte abrazo, me encanta todo lo que estoy viendo en el Parrandón ;)

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Natalia, gracias una vez más por tu visita. Cuando estamos lejos de casa, valoramos o percibimos un poco más, la gentileza, el altruismo y el afecto de los que nos rodean. Ciertamente es así, Dios nos pone en nuestro camino, ángeles que nos protejen y nos hacen sentir que allá arriba hay un Dios que vela por todos nosotros. Se que la vas a preparar y que te va a quedar fabulosa!!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué bien que tuviste la compañía y el calor de tan linda familia, además de esta rica focaccia que te hizo las Navidades más llevaderas.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rosa!!!! para mí es un honor tenerte de visita por acá, adoro tu blog, tus recetas y tus fotografías. Realmente ese calor familiar fue único e inolvidable...

      Eliminar
  16. Hola, me algra poder conocerte gracias al Parrandón de nuestra amiga Angélica. tu historia es triste pero hoy has podido endulzarnos el momento con este pan dulce tan delicioso. No te conocía pero ya no me perderá de vista en tu blog. Mil besos y feliz parrandón qmia mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, gracias por tu visita y por tu comentario. Me encanta participar en los Parrandones de Angélica porque conozco gente linda, descubro nuevas culturas, recetas e historias, realmente estas ideas enriquecen nuestro día a día. Feliz Navidad, un abrazo fuerte desde Venezuela

      Eliminar
  17. Querida Melba, por momentos me he imaginado lo que tuvo que ser tu situación, tus sentimientos e impotencia al estar lejos de los tuyos y casi incomunicada y se me ha encogido el corazón, y luego cuando he seguido leyendo tu relato me ha inundado cierta alegría al leer cómo las personas que te rodearon en esos duros momentos hicieron que todo fuera un poquito más fácil para ti. La focaccia me ha parecido una forma realmente deliciosa de recordar ese momento y además con su toque alegre que me imagino le aporta el vino dulce en el que yo también la mojaría. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sonsoles, ya tuve el gusto de visitar tu blog y me encantó tooooodo lo que preparas y el amor que le pones a tus recetas, a tus fotos y la manera que tienes de escribir. Fueron días fuertes, sobre todo por las crudas imágenes que llegaban en los noticieron, no podía creer que eso estuviese sucediendo en mi país. Ver toda esa ciudad que tanto frecuentaba para ir a la playa, llena de barro, el mar se unió con los rios y las casas bajo el agua o con rocas producto del deslave de las montañas... me alegra mucho que te hayagustado la focaccia, es realmente deliciosa!!!!!!!

      Eliminar

Deja tu comentario aquí