domingo, 6 de mayo de 2018

Bocadillos de Tamarindo


    Hoy les quiero contar algo maravilloso que me sucedió esta semana, recibí la grata noticia de haber obtenido mi Jubilación después de 30 años de servicio en la Administración Pública. No era algo que esperaba en estos momentos, pero sí lo deseaba con el corazón, aunque adoro mi Institución no estaban dadas las circunstancias para seguir en ella ... cerré un ciclo en mi vida y se abren otros caminos y nuevos proyectos ... ya podré dedicarme con más tiempo a otras tantas cosas que adoro y principalmente, dedicar más tiempo a mi hijos hermosos.

    La receta que hoy les traigo, es de ese primer cuaderno de recetas que empecé a escribir desde muy jóven, adolescente para ser precisa, donde como les había contado, me ponía a interrogar a mis tías, primas, mamá y las mamás de mis amigas ... 
     La receta es de mi prima Carmen, quien ya no está entre nosotros, era una persona que se dedicaba a hacer toda clase de dulces criollos y los vendía en su propia casa en el sur de Venezuela ...
Bocadillos de Tamarindo:
Rinde: 22 unidades
Utensilios
Colador o cedazo
Olla de fondo grueso
Paleta de madera
Placa de horno engrasada
Papel celofán transparente para envolver
Ingredientes:
300 g de pulpa de tamarindo
350 ml de agua (1 y 1/2 taza)
300 g de azúcar (1  y 1/2 taza)
25 g extras de azúcar para rociar
Procedimiento:
1.- Para la elaboración de esta receta, se pueden usar los tamarindos frescos, tomados del árbol (eso puedo hacerlo cuando mi hermano los trae de su finca) o como en esta oportunidad que usé pulpa de tamarindo empacada, ya pelados y con menos trabajo.

2.- Remojar la pulpa de tamarindo en agua tibia casi caliente, durante 10 o 15 minutos.

3.- Mover para que se suelte la pulpa de las semillas, también pueden presionar con una paleta demadera o con la mano.


4.-Pasar toda la mezcla por un colador o cedazo, frotando para que salgan las semillas y extraer la mayor cantidad de pulpa.

5.- Medir el líquido extraido (Yo obtuve 1 taza y 3/4 de liquido)
6.- Colocar el líquido con el azúcar en una olla de fondo grueso y cocinar a fuego medio hasta que espese, más o menos como media hora. El punto lo obtienen cuando al pasar la paleta por el dulce, este se despega y logran ver el fondo de la olla.

7.- Bajar del fuego y dejar enfriar al menos hasta que esté tibio para poder moldear.
8.- Formar bolitas de un mismo tamaño y pasarlas por el azúcar reservado.
9.- Ir colocando las bolitas sobre la placa engrasada.

10.- Dejarlas sobre la placa para que se terminen de enfriar o se pueden dejar sobre una rejilla.
11.- Se guardan en un envase con cierre hermético o se pueden colocar en capacillos o en cuadritos de papel celofán, que es como se consiguen en el mercado.
     Espero que los hagan, son parte de la dulcería criolla venezolana. Hasta la próxima, Melba.

12 comentarios:

  1. Melba aunque conozco el Tamarindo, me resulta algo muy exótico, aquí en Sevilla se puede encontrar en fruterías especializadas, a un precio nada asequible, pero supongo que para los que tienen costumbre de tomarlo, lo pagarían a precio de oro si fuera necesario. El producto envasado que enseñas nunca lo he visto, pero solo es cuestión de pedirlo en un colmado que hay cerca de casa y que tienen todo tipo de productos internacionales debido a la amplia demanda de la población de otros países afincada en España, y que ha hecho que productos como este no nos sean tan desconocidos.
    El ver tus bocadillos me despertó el apetito dulcero, jejeje, voy a mi cocina a ver que hay.
    Besos
    PD: ¡Enhorabuena! Disfruta de tu jubilación y del cuidado de tus hijos, después de tantos años trabajando, bien merecido lo tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía la sensación de haberte respondido esta mañana Concha jajajaja pero desapareció mi comentario jajajajjaja que locura ... te decía que es fácil conseguir el tamarindo en los negocios donde venden comida Asiática ... A ustedes les pasa con el tamarindo, los mangos y el ananas o piña lo que nos pasa a nosotros con las manzanas, peras, ciruelas negras y arándanos, para nosotros resultan incomprables,pero podemos tener en nuestras casas matas de mango, tamarindo, banana, entre otros. Pero yo siempre me digo, de vez en cuando hay que darse un gustito jejejejej

      Eliminar
  2. Melba, amiga querida!! Qué noticia tu jubilación, felicidades porque se lo que estabas pasando, estoy segura que vienen buenas cosas para ti y tu familia y podrás dedicar tiempo a las cosas que te gustan como dices, eres una persona maravillosa y generosa que merece lo mejor.
    Los bocadillos de tamarindo son mis favoritos de toda la vida, siempre que los veía en una bodeguita los compraba, haces unas semanas encontré aquí unos parecidos a los tuyos pero eran unas bolitas redondidas y así con azúcar, muy ricos, aunque algo caros.
    Voy a buscar tamarindo y los voy a hacer, no me quedo con las ganas.
    Te dejo un gran abrazo amiga mía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Angélica, en una de las primeras personas que pensé cuando supe de mi jubilación fue en tí, sabía que te iba a alegrar la noticia ... ya no quería ni pararme de la cama a trabajar ... pensaba en el viernes para no tener que estar en la oficina ... es lamentable que algo que amas de un momento a otro y por circunstancias adversas lo odies repentinamente!!!!! ... gracias a Dios ya pasó!!!! espero que consigas los tamarindos y te deleites con estos ricos bocadillos ... un gran abrazo

      Eliminar
  3. Hola Melba me alegro por ti, de seguro seguirías compartiendo mas recetas aún, para nuestro placer 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yordas,así es, más tiempo para dedicarselo a las cosas que amo. Saludos

      Eliminar
  4. Melba felicidades por esa grata noticia, una nueva etapa que viene y me alegra mucho. De la receta me recuerda un pocoton de tamarindos para hacer una pasta tailandesa y finalmente nunca la hice, me los comí de a pocos. Se me hace un poco laboriosa la cosa, porque acá no consigo la pasta, pero sin duda vale la pena hacerlos, dulces de fruta y esta fruta con su saborcito me gusta mucho.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nati, de verdad que fue un logro dadas las circunstancias!!! ya te contaré un día en privado todas las verdes que me tuve que comer (quizas entiendes este dicho jajajaja)...tienes razón en lo laborioso que resulta limpiar el tamarindo, en definitiva lo mejor es usar la pasta de tamarindo... un gran abrazo

      Eliminar
  5. Amigaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa te extraño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Christiamsssssss donde estas metido, perdí todos tus contactos, ubicame en privado por instagram o facebook y pasame tus telefonos para poder hablar nuevamente contigo, besos

      Eliminar
  6. Melba, no sabes cómo me alegra la noticia de tu jubilación... hoy día nos jubilanos jóvenes para vivir más plenamente. Yo lo hice a los 39 y luego de 4 años no me arrepiento, aunque no es un camino sencillo, si es de mucho aprendizaje... Deseo que lo disfrutes al máximo en compañía de tus hijos... no se, pero te veo con un emprendimiento de dulces criollos que se te dan tan bien, aunque sé que ya lo haces con tus bizcochos maravillosos.

    Con respecto a la receta, como siempre me encanta!!... tengo una inquietud, luego de que logras el punto que señalas, la consistencia aumenta luego se enfría la mezcla?... adoro el tamarindo y quiero preparar tu receta.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninoska amiga que lindo leerte, no te respondí enseguida porque estoy nuevamente incomunicada, como ya sabrás el robo de cables telefónicos acá en Venezuela ya es una moda, y bueno ya nos tocó a mi mamá y a mí que es donde me comunicaba. Tienes toda la razón con el tema de la jubilación, yo siento que aún puedo dar más como abogado y adoraba mi trabajo, pero cuando se mezclan las circunstancias políticas sobre las profesionales, ya sabes como es, el ambiente se hace irrespirable ... y como se lo he dicho a mucha gente que conocía mi trayectoria profesional "ellos se lo perdieron" ... en cuanto a tu duda sobre la receta, sí el punto lo obtienes cuando se despega de la olla, y cuando empieza a enfriarse se pone más durito, por eso recomiendo que lo trabajes cuando ya está tibio y tus manos soportan el calorcito, porque ya al enfriarse quedan más duritos, tipo como los bocadillos de guayaba. Muchos cariños

      Eliminar

Deja tu comentario aquí